El juego como forma de aprendizaje

sandpit-762541_1920

El juego es una de las actividades más importantes para el desarrollo de los niños. Desde que son muy pequeños el juego es la forma en la que se relacionan con el mundo. Los estímulos lúdicos facilitan que el niño desarrolle una mayor cantidad de conexiones neuronales y además hace que le resulte mucho más fácil aprender.

Al tratarse de una actividad divertida y amena, los niños tienen predisposición a jugar de forma natural. Todos los juegos contribuyen tanto al desarrollo intelectual como sensorial del niño y también contribuye a trabajar las emociones en entornos en los que los niños pueden expresarse, valiéndose de su imaginación y creatividad.

Elegir los juegos para nuestros hijos

Para estimular a los niños existe un gran abanico de juegos ideales para que se diviertan y desarrollen a la vez sus habilidades. Los distintos tipos de actividades que pueden incorporarse al ocio de nuestros hijos se clasifican en cuatro grandes grupos:

  1. Los juegos para el cuerpo:

Los juegos físicos son perfectos para que los niños conozcan bien su cuerpo y se fortalezcan. Patinar, aprender a utilizar un triciclo y una bicicleta, las actividades al aire libre en parques, como los columpios, toboganes y otras atracciones son perfectos para que los niños aprendan a controlar su cuerpo. Además, los ayudará a descansar mejor pues estos juegos queman mucha energía.

person-836589_1920

  1. Los juegos que estimulan la creatividad y la imaginación:

Los juegos que estimulan la imaginación son perfectos para que los niños aprendan a entender mejor sus emociones. Por medio de marionetas, cuentos, disfraces y aventuras creadas para que los niños utilicen su creatividad para resolver problemas, construir historias y comprender las relaciones entre las personas y los sentimientos.

  1. Los juegos con normas y reglas:

Estos juegos son ideales para los niños algo más mayores, cuando son capaces de comprender y seguir una serie de normas que deberán seguir para ganar un juego. Los juegos de mesa, de cartas o el dominó, son ejemplos perfectos de estos juegos. Lo mejor es empezar con juegos con pocas reglas y con el tiempo avanzar a juegos más complejos.

Estos juegos son perfectos para trabajar la lógica, el cálculo y el razonamiento, además de la memoria. Además suelen ser juegos para más de un jugador, por lo que son actividades sociales perfectas para que los niños se relacionen con otros y aprendan a gestionar las victorias y las derrotas.

  1. Los juegos de ingenio y de construcción:

Los puzzles, legos, la plastilina o la arcilla son juguetes que ayudan a los niños a trabajar sus habilidades motrices. En estos juegos los niños mejoran su motricidad fina y gruesa y además trabajan su creatividad y su razonamiento.

Los niños pueden planificar la creación de distintos proyectos y pensar cómo solucionar las dificultades que se le presentan en el proceso. Estos juegos son perfectos para que los niños se sientan capaces de controlar una actividad desde su inicio hasta que consigan culminarlo y ver como sus decisiones afectan el producto final.

toys-950148_1920 (2)

El desarrollo de las capacidades de los niños y el juego

Algunas de las habilidades que los niños trabajan y mejoran a través del juego son:

  • Motricidad gruesa y fina.
  • La memoria, la atención y la lógica.
  • El desarrollo del lenguaje y de la expresión, así como de la interacción con los demás.
  • Las habilidades sociales, la comprensión de situaciones complejas y la resolución de problemas.
  • Un mejor entendimiento de las emociones.
  • El conocimiento y control de sus cuerpos.

Todas estas destrezas y habilidades se desarrollan de forma natural cuando los niños interactúan con distintos elementos o personas. Desde los primeros meses de vida los niños utilizan su cuerpo para jugar y todos los estímulos que reciben de su entorno le permiten aprender a relacionarse con el mundo que le rodea.

Sin lugar a dudas, el juego está considerado como uno de los elementos más importantes para el desarrollo físico e intelectual de los niños desde que son muy pequeños. Por eso es importante que, como padres, ofrezcamos a nuestros hijos el tiempo y los medios para que puedan jugar y tener momentos de ocio, para que se desarrollen sanos y felices.

Por María José Madarnás, editora de Maternidad Fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>