¿Por qué los niños deben ir a contramarcha?

contramarcha

Hoy quiero tratar un tema que considero muy importante para todos, y es el tema de por qué los niños deben viajar a contramarcha el mayor tiempo posible.  Antes de convertirme en mamá, no había oído hablar acerca de la contramarcha, y no fue hasta hace algunos meses cuando empecé a indagar en el tema, ya que había leído opiniones de otros padres y madres al respecto, los cuales insistían en la importancia de ello. Y entonces me puse manos a la obra, así que os pido, por favor, que leáis con mucha atención, ya que la mejor forma de ver el riesgo es difundiendo y debatiendo sobre el tema.

Durante los primeros meses de vida de los bebés. es muy común ver que hasta los 13 kg (el equivalente al grupo 0+), los niños viajan a contramarcha. No obstante, una vez que se les pasa al grupo I, la cosa cambia, y la gran mayoría de los padres, por desconocimiento, los colocan en el sentido de la marcha, creyendo que este es el mejor modo (y único) de llevar a los niños a partir de ese momento.

La DGT recomienda el uso de sillas a contramarcha en niños menores de 4 años desde 2013. Cómo podéis ver hace muy pocos años, sólo dos. En cambio, los países nórdicos cómo Suecia, nos llevan años luz, ya que las sillas a contramarcha llevan en la sociedad décadas. ¿Sabíais que ya en 1964 el profesor Aldman introdujo una silla infantil instalada en sentido inverso a la marcha? En Suecia, a diferencia de España, las muertes de niños en accidentes de tráfico son prácticamente nulas. Por otro lado, la DGT hace otro apunte al respecto: “las características de la cabeza, el cuello y de la columna vertebral de los niños, les hace más vulnerables a sufrir lesiones, graves o mortales en caso de impacto por accidente de tráfico”.  En cambio, según afirma también la DGT, en sillas a contramarcha, las fuerzas que se registran en caso de impacto, se distribuyen por todo el cuerpo y no se concentran en la zona del cuello, cosa que sí sucede cuando los niños viajan en sentido de la marcha.

Veamos este vídeo explicativo, muy recomendable de ver.

 

Y en este otro vídeo, Elena Valdés, asesora médica de la DGT nos explica por qué es recomendable que los niños viajen en sentido contrario a la marcha.

 

En una colisión frontal a 50 km/h, una silla a contramarcha reduce hasta en un 80-90% el riesgo de muerte y lesiones severas en niños menores de 4 años. Imaginad entonces cómo sería a 120 km/h … bueno, mejor no pensarlo.

Los expertos coinciden en que viajar a contramarcha es cinco veces más seguro. Como bien dice Cristina Barroso en una entrevista concedida a Tigriteando, “la única manera de evitar que el cuello se estire es evitar que la cabeza salga despedida hacia delante, y eso solo se consigue apoyándola contra algo: el respaldo de una silla a contramarcha”.

La DGT propone que los niños que pesen hasta los 18 kg viajen en sillas colocadas en sentido contrario a la marcha, siempre que el dispositivo lo permita y el niño tenga menos de 4 años

Hay dos normativas que van a estar vigentes los próximos años. La primera, es la ECE R44/04, que seguirá regulando los sistemas de retención infantil, relativa a los diferentes grupos, y por otro, tenemos la UN-129 (más conocida como i-size).

Y … ¿que es la norma i-size? Pues una normativa europea vigente desde Julio de 2013 para la homologación de sillas de automóvil, que coexiste paralelamente con la actual normativa (no la sustituye). La introducción del i-size, por tanto, es una posibilidad adicional de elección en el momento de compra, cuyos puntos clave son los siguientes:

  • Los bebés viajan en sentido contrario a la marcha hasta al menos, los 15 meses.
  • Por normativa, estas sillas también han sido testadas en impactos laterales.
  • La clasificación está basada en la estatura del bebé, y no en el peso.

Por otro lado, existe una prueba de cumplimiento voluntario, a la que pueden someterse los fabricantes, conocida como PLUS TEST. Este conocido y exigente test sueco (es la prueba más exigente en la actualidad) tiene como principal característica el medir con gran precisión las cargas a nivel cervical que se producen durante el impacto, estableciendo un límite de carga de 122 kg para un niño menor de 3 años.

También quiero comentar que por lo que dicen otros padres y madres, en muchas ocasiones vas a una tienda solicitando una silla ACM y tratan de venderte una a favor de la marcha, alegando motivos tales como que aquí no hay eso, que en realidad ambas sillas son lo mismo, etc. Muchas veces, lo que sucede, es que lamentablemente, quien nos atiende no está al corriente del tema y debido a su desconocimiento, puede dar lugar a estas situaciones. Y por mucho que os traten de vender una silla homologada a favor de la marcha, y por muy buena que resulte ser, y que esté a la cabeza de tal ranking, no os dejéis persuadir. No es lo mismo. Se debería ofrecer una oferta más amplia y variada de sillas de coche del grupo I (de 9 a 18 kg) que vayan colocadas en sentido contrario a la marcha.

También, me gustaría mostraros estas dos imágenes que me resultan muy interesantes para comprender el tema. En la primera imagen, se puede ver como en un impacto en sentido de la marcha, el niño se desplaza hacia delante y es retenido por el arnés, provocándole tensiones muy altas en el cuello, la columna vertebral y los órganos internos. Y, si la fuerza es muy grande, puede incluso provocar lesiones graves en la columna vertebral.

sentido_de_la_marcha_impacto

Imagen del RACE

Por el contrario, cuando el niño viaja en sentido inverso a la marcha, las fuerzas provocadas por la desaceleración se distribuyen a lo largo de la columna vertebral, la cual descansa sobre el respaldo del asiento, y ni el cuello, ni la propia columna, ni los órganos internos, son sometidos a fuerzas tan altas.

sentido_invero_a_la_marcha_impacto RACE

Imagen del RACE

El uso de las sillas ACM está sujeto a las recomendaciones del fabricante respecto a la talla o peso máximo para ese modelo. La recomendación general es prolongar el cambio al sistema de retención en sentido de la marcha el mayor tiempo posible, y aunque en la actualidad no se recoja por normativa llevar a los niños en sentido inverso a la marcha, la recomendación que realizan desde el RACE es incorporarlo a nuestras buenas prácticas en el vehículo.

Y para finalizar, quiero dejaos esta imagen de la nave del bebé, sobre los mitos de viajar a contramarcha, porque tenemos que tratar de desterrarlos.

Quiero contaros también un poco de mi propia experiencia. Llevamos a Álvaro contramarcha desde que nació y así seguirá todo el tiempo que sea posible. La silla que lleva nos la regalaron, y aunque no es exclusiva a contramarcha, es posible utilizarlo de ambos modos, y es del grupo I/II (hasta los 25 kg), aunque según las especificaciones, solo es posible llevarla a contramarcha hasta los 18 kg. Tiempo suficiente, ya que aún le queda mucho por delante. La escogimos nosotros, cuando aún desconocíamos este tema, y hemos tenido la suerte de poder aprovecharla, pero … ¿que ocurre cuándo no es así? ¿que ocurre cuándo tras desembolsar una gran cantidad de dinero descubrimos que la silla que hemos adquirido no es la adecuada? Entonces es cuando sufrimos el tener que realizar un doble gasto, y es entonces cuando se nota más, porque al fin y al cabo, una buena silla de cara a la marcha cuesta más o menos igual que una a contramarcha.

Álvaro va de maravilla a contramarcha, y así lo seguirá haciendo durante mucho tiempo.

Álvaro va de maravilla a contramarcha, y así lo seguirá haciendo durante mucho tiempo.

Y finalmente, os dejo con estos enlaces sobre el tema, todos muy interesantes de leer, para quién quiera saber más al respecto.

Además, se ha hablado sobre el tema en otros blogs. Os recomiendo leer los siguientes posts:

Espero que este post os haya servido para conocer más al respecto y espero que sirva para concienciar a más personas sobre este tema, ya que cuanta más difusión haya al respecto, mejor.

Y vosotr@s, ¿lleváis a vuestros peques o los habéis llevado a contramarcha? ¿Hasta que edad? Contadnos vuestras experiencias en los comentarios.

Y si os ha gustado este post, compartidlo, por favor. Difundamos este tema de tanto interés y tan importante. ¡Gracias!

 

15 Comments

  • Ivette dice:

    Excelente post. Súper completo! Yo la verdad a la pequeña siempre la llevé en el sentido de la marcha. Afortunadamente nunca tuvimos ningún contratiempo pero ya ves, me hubiese gustado tener esta información antes.

    • Cristina Cristina dice:

      ¡Muchas gracias Ivette! Es que el tema de la contramarcha es reciente y aún no está muy implantado en muchos países, por lo que es bastante desconocido. Pero poco a poco se irá implantando cada vez más. Yo tampoco había oído hablar de ello hasta que me convertí en mamá. Besitos

  • La verdad es que están haciendo una muy buena campaña sobre este tema. Lo malo es que muchas veces es difícil deshacer esos mitos de los que hablas, poco a poco…

    • Cristina Cristina dice:

      Sí Cristina, poco a poco. Supongo que cuánto más se vaya difundiendo el tema, más concienciada estará la gente al respecto. Poco a poco. Pero es cierto, están haciendo un trabajo fantástico.

  • Toda información es poca con tal de cuidar la integridad de los nuestros, hay muchos puntos que se tienen que volver a educar y aunque yo no tenga coche, es una información que si o si tendría que conocer, es necesario impartir y compartir . Muy buen post, muy buena recopilación de datos.

  • losversosyreversos dice:

    Excelente post, lleno de explicaciones en una cuestión que es la seguridad de nuestros niños! Muy recomendable 😀 😀

  • Me ha gustado mucho tu post porque me ha aclarado muchas dudas.
    A mi ya me pilla tarde porque ya tengo que pasar a la peque al grupo II, pero siempre he tenido la duda de lo de las piernas (que ya me ha quedado aclarado).
    La verdad es que si tuviera que ponerle ahora una de grupo I lo haría contramarcha sin dudarlo, como bien dices, lo más importante es la seguridad de los niños y por lo que he estado leyendo, tanto aquí como en los enlaces que has puesto estas son las más seguras.

    • Cristina Cristina dice:

      Muchas gracias :-) Sí, el tema de las piernas genera múltiples dudas, incluso a nosotros nos las ha generado, pero a través de ir leyendo bastante sobre el tema, nos la ha resuelto también. Y bueno, más vale tarde que nunca, ¿verdad? Lo importante es que vamos aprendiendo algo nuevo día a día. Besitos

  • Un post super completo, aunque yo ya no cambio las sillas, que con lo que valen…

  • Begoña dice:

    Interesante este post, yo siempre fui defensora de la contramarcha, ahora ya me pilla con las niñas mayores.

  • naikari25 dice:

    Supongo que si desde el principio a un niño se le pone hacía atrás, como es lo único que conoce, no habrá problema, pero yo a David lo intenté poner recientemente en contra de la marcha, y decidimos que era preferible volver a su silla normal, nos dió cada viajecito en el coche, que al final eramos los padres los que íbamos a tener un accidente, tal y como llevábamos los nervios.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>